Pasado, presente y futuro

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza. Nuestra tendencia a relacionarnos y formar grupos está incluida en nuestros genes y es muy complicado sobrevivir sólo. El poder de influencia de las redes sociales resulta muy grande a todos los niveles. Tal y como afirma el experto en redes sociales James Fowler “Para saber quiénes somos tenemos que comprender cómo estamos conectados”. En este sentido, la aparición de las plataformas para redes sociales como facebook en 2004 o twitter años después corrobora el hecho de que no sólo estamos conectados con los amigos más cercanos, sino con los amigos de los amigos y  esto hace más evidente que cada paso que damos en la red, tiene su efecto en toda la red social humana.

El número de Dunbar establece que, ya desde el Paleolítico, la cantidad de miembros en un grupo que una persona puede mantener como relaciones sociales es 150. Cuando se superan esos 150 empiezan los problemas para mantener la cohesión del grupo dado que la comunicación se complica y se pierde parte del conocimiento personal detallado del resto de miembros.  Existen estudios que certifican que en redes sociales virtuales (facebook, twitter, etc.) el número de Dunbar también se cumple. Así el promedio de amigos de un usuario de facebook está en torno a 150.

Por tanto, puede afirmarse con cierta rotundidad que las redes sociales entre personas han existido, existen y existirán en el futuro. Sin embargo, es muy difícil definir con rotundidad la forma en que la tecnología pueda influir en el modo de relacionarnos.  Y más complicado aún si se trata de predecir lo que va a ocurrir en un entorno que mezcla la tecnología con las relaciones sociales.

Nancy Messieh en su artículo “What 2012 holds for social media” realiza una serie de afirmaciones sobre lo que consideraba que podían ocurrir en 2012 en el mundillo social media.  2012 ya ha pasado y se han confirmado parte de sus teorías mientras que otras aún no se han cumplido.

Por un lado, afirma Messieh que las redes sociales se convertirán en extensiones del periodismo.   Es evidente que los SRS  se han convertido en medios informativos en tiempo real, especialmente en el caso de twitter, teniendo mucha más audiencia en algunos casos que otros medios tradicionales como prensa, radio o televisión. Además, el hecho de que cualquier persona pueda convertirse en parte del proceso informativo, supone también un giro en el concepto de periodismo al uso. Cabría preguntarse aquí qué podemos considerar periodismo.

En este sentido, a pesar de lo positivo que pueda parecer que ciudadanos anónimos puedan publicar noticias en países o zonas donde la censura en los medios es lo normal, se puede dar también la problemática de que cualquier cosa se convierta en noticia esté o no contrastada. La delgada linea de la ética periodística se puede traspasar muy fácilmente…

Habla también Messieh de la aparición predecible de publicidad y marcas en twitter. En un mundo fuertemente capitalista donde priman los beneficios económicos, era bastante evidente que esto ocurriría.

Con respecto a las predicciones no cumplidas, podríamos hablar de Path como red social fallida (al menos en España) o de la lucha aún en vigor entre Facebook y Google+ por el control de las redes sociales.

Por su parte Cindy King en el artículo “30 Social Media predictions for 2012 from de Pros” recoge una serie de predicciones que los denominados gurús del social media establecen. En resúmen puede afirmarse que todos ellos coinciden en el auge del marketing en redes sociales y la aparición de numerosos negocios en SRS con claras estrategias para la captación de clientes/usuarios. Dado que muchas empresas ya tienen presencia en algunas plataformas como facebook o Google+, se afirma que extenderán sus perfiles a otros canales como youtube o pinterest porque serán más conscientes que nunca del poder de las imágenes.

Y aquí podríamos volver a la afirmación inicial. Las redes sociales las componen las personas. Y en un escenario en el que se prima el marketing o el branding comercial frente a las personas resulta complicado determinar la reacción del grupo. Las empresas quieren estar donde estén sus clientes, pero quizá una sobresaturación haga que los usuarios de redes sociales no quieran empresas donde las relaciones se suponen entre personas.

En este sentido como el propio Mark Zuckerberg afirma:

“People have shared a lot on Facebook and have already told a lot of their life story on Facebook. And we think that we have by far better tools for doing that.”

¿Se pierde la esencia de una SRS con la inclusión de marcas comerciales que buscan vender sus productos teniendo en cuenta que la idea en origen de estas plataformas era conectar a las personas, facilitar la comunicación o la interacción entre amigos?

Es evidente que las empresas seguirán invirtiendo en redes sociales y que el gigante Google con su SRS Google+ está compitiendo seriamente para hacerse con ese mercado. Pero, ¿qué pasa con el usuario? Si tal y como hemos visto 150 es el promedio de personas en un grupo social para unas relaciones óptimas, ¿qué ocurrirá cuando el usuario se vea invadido por perfiles comerciales como ya está ocurriendo? ¿serán nuestras relaciones personales cada vez más superfluas o mercantilizadas? O por el contrario, ¿se “humanizarán” las empresas y la comunicación empresa-cliente se dará de persona a persona?

Es posible que se den los dos casos. Las empresas aprenderán, como ya han venido haciendo, a interactuar con sus usuarios/clientes en redes sociales de una forma personal, y los usuarios a su vez, se verán desbordados por la avalancha de perfiles personales y empresariales, lo cuál hará que su atención se disperse y las relaciones se  vuelvan más superfluas.

No cabe duda de que las predicciones hechas se están cumpliendo progresivamente en muchos casos. ¿Qué podemos esperar ahora de la evolución de la web 2.0? Alan Kay solía decir: “La mejor forma de predecir el futuro es inventarlo”.

Anuncios

4 pensamientos en “Pasado, presente y futuro

  1. Una reflexión muy interesante. Respecto a la pregunta que planteas sobre hasta qué punto primarán las personas o las empresas en las relaciones a través de SRS, comparto contigo la idea de que se darán ambos casos, pero me gustaría resaltar el hecho de que, en estas redes, como en cualquier otro mass media, la influencia que pueden ejercer los perfiles comerciales es inmensa, más aún cuando la difusión de información a través de Internet tiene pocos límites, ya que a nadie nos preguntan si queremos que nos salga tal o cual publicidad en nuestros perfiles. En este sentido, los usuarios tendremos que estar cada vez más alerta para evitar que los perfiles comerciales o empresariales nos absorban y nuestras relaciones en los SRS se conviertan, como dices más superfluas. La pregunta es ¿conseguiremos cambiar de canal? o mejor dicho ¿podremos cambiar de canal? Un saludo,

    • Interesante lo que comentas Almudena. Estoy de acuerdo contigo. No obstante,la influencia que tienen esos perfiles comerciales suele venir de una fuerte inversión económica para aparecer como spam en los perfiles. Por eso pienso que si tenemos la fuerza necesaria para cambiar el mecanismo, igual que cambias de canal de televisión en los anuncios…
      Un saludo y ¡gracias por tu aportación! 🙂

  2. ¿La web social “breaking bad”, al modo de Walter White? Esa idea daría mucho de sí…
    ¿Qué podemos esperar, pues? No me atrevo a decir nada. O sí. Me temo que cosas no demasiado edificantes. Imagino un grupo de usuarios más preparados para aguantar la avalancha que se les viene encima, salir indemnes y perfilar a su gusto las herramientas de comunicación; pero imagino también a una gran mayoría a la deriva de una gran corriente que les arrastre sin rumbo fijo.
    En fin, inventemos el futuro, como recoges en tu post, día a día, y pongamos un límite de amigos a nuestra redes; en concreto 150, no sea que nos estresemos!!! (yo estoy cerca de esa cifra… Preocupante)

    • Al final vamos incluso contra la propia naturaleza humana! jejeje. 150 personas en los círculos es bastante razonable.
      Es muy dificil predecir el futuro y saber qué va a ocurrir o que no. Existen además muchísimos factores que no podemos controlar. Nadie hubiese dicho hace 15 años que la sociedad cambiaría tanto en tan poco tiempo. Y no solo a nivel tecnológico (que también) sino en otros aspectos más complejos como la forma de relacionarse, el cambio de valores o ética, el cambio de modelo social e incluso el dramático cambio económico y laboral que vivimos… ¿qué pasará en 5 años? Ninguno lo podemos decir a ciencia cierta… Aunque yo también soy pesimista en cierto modo, siempre me queda la esperanza de que la sociedad sea lo suficientemente inteligente como para reaccionar a tiempo y dar un golpe en la mesa. 🙂
      Gracias por comentar Néstor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s