Reputación online, ¿qué es eso?

Con las nuevas posibilidades de la web 2.0 (redes sociales, blogs, foros, wikis, microblogging, etc.) cada individuo tiene gran libertad para interactuar en Internet y para definir de forma tácita su personalidad online. Gran parte de los internautas tiene presencia en alguna de las redes sociales existentes en el momento y, a veces sin saberlo, gestionan su identidad digital con cada publicación que hacen.

Del mismo modo que los internautas crean y gestionan sus perfiles en redes sociales, las empresas privadas, organizaciones y entidades también cuentan con presencia activa en la red donde promueven sus actividades y buscan relacionarse y atraer a sus clientes reales y potenciales.  De esta forma, tanto los individuos como las entidades, empresas y organizaciones tienen una identidad online específica, que los define y diferencia del resto.

Ligado a este concepto de identidad online, se encuentra el de reputación online, de tal forma que la identidad es lo que es, pretende ser, o cree que es, institución o persona física, mientras que la reputación online es la opinión que otros tienen de la misma en base a lo que publica, comparte o la forma en la que interactua en Internet.

La “Guía para empresas: identidad digital y reputación online” define la reputación online corporativa como “la valoración alcanzada por una empresa a través del uso o mal uso de las posibilidades que ofrece Internet”.

La reputación online por tanto, no depende únicamente del sujeto u organización, sino que viene determinada también por el resto de personas cuando conversan, aportan datos y opiniones en los diferentes medios de la web 2.0.

En Internet, es muy sencillo aportar información y opiniones a través de distintas plataformas, como foros, blogs y especialmente redes sociales. Todas estas menciones de una persona o empresa, ya sean positivas o negativas, son fácilmente accesibles por cualquier usuario y pueden alcanzar gran visibilidad de una forma casi inmediata y permanecer en el tiempo. De este modo, cualquier opinión o comentario se distribuye masivamente de una forma simple.

Todo este conjunto de opiniones y comentarios, que constituye a la postre parte de la reputación online, puede ejercer una gran influencia en la percepción general de una persona o empresa. Esto es especialmente importante en tanto en cuanto afecta al volumen de ventas y al éxito o fracaso de una marca a nivel empresarial. Además, a nivel de individuos, la importancia no es menor, porque los perfiles de las redes sociales, de lo que se publica o se sigue, tienen cada vez un peso mayor para los reclutadores, llegando incluso a descartar a candidatos a un puesto de trabajo por sus publicaciones en redes sociales. 

Tal y como afirma Oscar del Santo “para las empresas, las pérdidas de reputación suelen tener resultados que pueden llegar a ser catastróficos, como descensos súbitos de las ventas, boicots a sus productos, campañas de desprestigio, publicidad negativa y un largo etcétera” (Del Santo: 2011). Y esta situación se hace especialmente delicada cuando entran en juego las redes sociales que hacen que las empresas estén más expuestas a las críticas por parte de los internautas.

Para las personas físicas, la importancia de su reputación online es tal que el 80% de las empresas consulta en las redes sociales a sus candidatos, según un estudio de Adecco. 

Por este motivo, gestionar la reputación online no es algo opcional para las personas y empresas, sino que se convierte en un imprescindible dada la importancia que llega a alcanzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s