Acabar para volver a empezar

¡Qué rápido pasa el tiempo! Parece que fue hace nada cuando empezamos tímidamente en la asignatura #websoc13 que dio origen a este y otros blogs. Y sin embargo, ya estamos acabando el curso. Me resulta muy complicado hacer una evaluación de mi misma como alumna. ¿Lo he hecho lo suficientemente bien? Vayamos por partes.

Pienso como el post de Social world que las cifras cuantitativas pueden dar pistas pero las impresiones subjetivas son al final las que cuentan. En resumen podríamos decir que la actividad de los compañeros ha sido intensa y que en general todos hemos ido aprendiendo a lo largo de los días. A pesar de que yo ya tenía un cierto bagage en el tema y ya manejaba algunas plataformas de redes sociales, no puedo negar que he aprendido muchísimo en estos días gracias tanto a los profesores, como a los compañeros que han ido compartiendo sus descubrimientos y han hecho una gran labor colaborativa.

Respecto al blog puedo decir que aunque hace unos días publiqué mis estadísticas del mismo y no eran espectaculares, el hecho de que muchos de mis compañeros se hayan molestado en pasar por aquí y leerme de vez en cuando ha contribuido a que en términos relativos la actividad del blog sea estupenda. No es fácil alcanzar un gran número de lectores en apenas dos meses y que estos se animen a comentar lo que escribes. Cualquier persona que empiece de cero con un blog, sin el respaldo de unos compañeros como los de #websoc13 sabe lo difícil que es alcanzar cierta audiencia y la ilusión que hace recibir tu primer comentario y tu primer “like”.

Estadística a 2 junio

Como curiosidad diré que el post más leído de mi blog es “50 luces de Grey a 0.50” . Quizá los temas un poco polémicos atraen más a la gente… (ay guarrillos!!! 😉 ) así que tendré esto en cuenta cuando siga con el blog sin el respaldo de la asignatura ni la obligación de nadie de seguir o leer este blog.

Los más leidos

Parafraseando a Yoriento diré que “Sin un blog eres un sintecho digital, tol’ día tirao en las redes.” Así que mi idea principal era ser capaz de crear contenido de calidad para el blog y mantenerlo publicando de una forma más o menos constante. Creo que en ese sentido la asignatura “Web Social” crea una base perfecta para aprender a manejarse en redes. Es relativamente sencillo aprender a manejar twitter o facebook y publicar de forma regular. Sin embargo, mantener un blog de cualquier tema (no tiene porque ser de redes sociales, podría ser de cine, gastronomía, motor, viajes….) es un trabajo constante y en ocasiones poco agradecido. Así que sólo puedo daros las gracias a todos los compañeros así como a los profesores por haber hecho que este trabajo “poco agradecido”, en esta ocasión haya merecido la pena y mucho, y se haya convertido en, para mí, la piedra angular de la asignatura (junto con twitter).

Como decía, la segunda piedra angular de la asignatura para mí es twitter. La actividad tuitera ha sido muy intensa en los meses de curso. Las interacciones con los compañeros han transcendido el tema profesional y se puede decir que se ha creado una pequeña comunidad tuitera en la que nos hemos apoyado entre todos. No solo para enseñarnos nuevas herramientas de Social media o para compartir publicaciones, sino también para ayudarnos y debatir o exponer opiniones.

tweetlevel curator

A nivel personal, mi cuenta de twitter ha tenido muchísimas interacciones en estos meses. Gracias, de nuevo, a mis compañeros. Lo cual pone de manifiesto la importancia de las personas en los SRS.

Según la herramienta tweetlevel una servidora ha alcanzado el status de curator con un nivel de 57.6, lo cual está muy bien. Además, mi engagement alcanza el 46.9.

Kred

 Podría compartir con vosotros los datos extraídos de las herramientas socialmention o twittonomy así como la herramienta Kred, las cuales me parecen especialmente interesantes.

Sin embargo, no os aburriré poniendo todos los datos sobre mi misma que he encontrado, pero si me gustaría enseñaros el grado de influencia que me asigna Kred, puesto que coincide bastante con el de tweetlevel. En este caso, el grado de influencia es de 588 sobre 1000, bastante similar al 57.6% que me asignaba tweetlevel. Este valor se incrementa con las interacciones en twitter (menciones, respuestas, RT, FF, etc.). Además el alcance según Kred en este caso es de 5 sobre 12, relativamente bajo. Este índice aumenta con las interacciones que hagamos nosotros en twitter, con lo cual es relativamente sencillo incrementarlo si somos capaces de crear conversaciones con otros tuiteros interesantes.

Respecto a facebook, puedo decir que el resultado de la página no ha sido el esperado. La audiencia que he conseguido gracias a facebook ha sido muy limitada y, de hecho, no he llegado al número mínimo de seguidores para poder recibir estadísticas de actividad. Sin embargo, y a pesar de eso, sigo defendiendo la herramienta puesto que considero que tiene grandes potencialidades. Creo que la audiencia ha sido menor de lo que pensaba en un principio por varios motivos. en primer lugar, la proliferación de perfiles, grupos y páginas de compañeros ha hecho que nos hayamos dispersado en cierta forma. No era fácil saber dónde publicar qué para llegar al mayor número de personas posibles. No obstante, pienso que una página de facebook es una herramienta a medio y largo plazo. Al igual que twitter, no es sencillo conseguir y conservar a muchos seguidores en poco tiempo.

Gracias al blog de Angel websoc, he descubierto la herramienta likealyzer que  permite analizar las páginas de facebook y que asimismo recomienda ciertos cambios si el alcance no es el esperado (como es el caso).

facebook

Respecto a la otra red por excelencia en #websoc13, Google+, debo decir que, sintiéndolo mucho, no me ha enganchado. Quizá sus ciertas similitudes con otras redes como facebook o twitter, o el hecho de que apenas tengo contactos en esa red, han hecho que no haya publicado tan frecuentemente como en otros espacios. Mi actividad en esa red ha sido baja, a pesar de que ya tenía un perfil personal creado en la misma.

Por el contrario, Pinterest me engancha. No sólo por la sencillez de publicación, sino por la libertad que siento al publicar lo que quiera y clasificarlo como yo considere. Además, es otra forma de conservar ciertos enlaces de interés para poder recuperarlos en un futuro. Al igual que ocurre con delicious, que actualizo prácticamente gracias a mis publicaciones en twitter a las que luego añado ligeros cambios para su mejor recuperación.

Respecto a la wiki, sólo puedo decir que tras unos inicios algo caóticos, en los que no sabía muy bien como manejarme con ella, empecé a cogerle el tranquillo un poco. Creo que es una herramienta colaborativa muy interesante y a la que hay que darle más importancia en la asignatura. El hecho de que casi todos los compañeros empezásemos en ella con el pie izquierdo ha complicado un poco la labor de publicación. Sin embargo, superado el traspiés inicial, finalmente han quedado grandes entradas con información muy valiosa que seguirá online a disposición de todos, tal y como han dicho los profesores (¡GRAN NOTICIA!).

La verdad es que me cuesta finalizar esta entrada en el blog sabiendo que es la última de la asignatura. Espero sin embargo, que muchos de mis compañeros, grandes profesionales, continuen con el trabajo de bloguero y sigan publicando. Por mi parte, no es un adios, sino un hasta luego. Mi intención es mantener este blog e ir publicando en la medida en la que tenga tiempo e inspiración para hacerlo (veremos si lo consigo). Para todos los que queráis seguir con esta labor, os dejo un vídeo que seguro que os va a animar!!! Si no, nos vemos en las redes… o en los bares! 😉

Pasado, presente y futuro

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza. Nuestra tendencia a relacionarnos y formar grupos está incluida en nuestros genes y es muy complicado sobrevivir sólo. El poder de influencia de las redes sociales resulta muy grande a todos los niveles. Tal y como afirma el experto en redes sociales James Fowler “Para saber quiénes somos tenemos que comprender cómo estamos conectados”. En este sentido, la aparición de las plataformas para redes sociales como facebook en 2004 o twitter años después corrobora el hecho de que no sólo estamos conectados con los amigos más cercanos, sino con los amigos de los amigos y  esto hace más evidente que cada paso que damos en la red, tiene su efecto en toda la red social humana.

El número de Dunbar establece que, ya desde el Paleolítico, la cantidad de miembros en un grupo que una persona puede mantener como relaciones sociales es 150. Cuando se superan esos 150 empiezan los problemas para mantener la cohesión del grupo dado que la comunicación se complica y se pierde parte del conocimiento personal detallado del resto de miembros.  Existen estudios que certifican que en redes sociales virtuales (facebook, twitter, etc.) el número de Dunbar también se cumple. Así el promedio de amigos de un usuario de facebook está en torno a 150.

Por tanto, puede afirmarse con cierta rotundidad que las redes sociales entre personas han existido, existen y existirán en el futuro. Sin embargo, es muy difícil definir con rotundidad la forma en que la tecnología pueda influir en el modo de relacionarnos.  Y más complicado aún si se trata de predecir lo que va a ocurrir en un entorno que mezcla la tecnología con las relaciones sociales.

Nancy Messieh en su artículo “What 2012 holds for social media” realiza una serie de afirmaciones sobre lo que consideraba que podían ocurrir en 2012 en el mundillo social media.  2012 ya ha pasado y se han confirmado parte de sus teorías mientras que otras aún no se han cumplido.

Por un lado, afirma Messieh que las redes sociales se convertirán en extensiones del periodismo.   Es evidente que los SRS  se han convertido en medios informativos en tiempo real, especialmente en el caso de twitter, teniendo mucha más audiencia en algunos casos que otros medios tradicionales como prensa, radio o televisión. Además, el hecho de que cualquier persona pueda convertirse en parte del proceso informativo, supone también un giro en el concepto de periodismo al uso. Cabría preguntarse aquí qué podemos considerar periodismo.

En este sentido, a pesar de lo positivo que pueda parecer que ciudadanos anónimos puedan publicar noticias en países o zonas donde la censura en los medios es lo normal, se puede dar también la problemática de que cualquier cosa se convierta en noticia esté o no contrastada. La delgada linea de la ética periodística se puede traspasar muy fácilmente…

Habla también Messieh de la aparición predecible de publicidad y marcas en twitter. En un mundo fuertemente capitalista donde priman los beneficios económicos, era bastante evidente que esto ocurriría.

Con respecto a las predicciones no cumplidas, podríamos hablar de Path como red social fallida (al menos en España) o de la lucha aún en vigor entre Facebook y Google+ por el control de las redes sociales.

Por su parte Cindy King en el artículo “30 Social Media predictions for 2012 from de Pros” recoge una serie de predicciones que los denominados gurús del social media establecen. En resúmen puede afirmarse que todos ellos coinciden en el auge del marketing en redes sociales y la aparición de numerosos negocios en SRS con claras estrategias para la captación de clientes/usuarios. Dado que muchas empresas ya tienen presencia en algunas plataformas como facebook o Google+, se afirma que extenderán sus perfiles a otros canales como youtube o pinterest porque serán más conscientes que nunca del poder de las imágenes.

Y aquí podríamos volver a la afirmación inicial. Las redes sociales las componen las personas. Y en un escenario en el que se prima el marketing o el branding comercial frente a las personas resulta complicado determinar la reacción del grupo. Las empresas quieren estar donde estén sus clientes, pero quizá una sobresaturación haga que los usuarios de redes sociales no quieran empresas donde las relaciones se suponen entre personas.

En este sentido como el propio Mark Zuckerberg afirma:

“People have shared a lot on Facebook and have already told a lot of their life story on Facebook. And we think that we have by far better tools for doing that.”

¿Se pierde la esencia de una SRS con la inclusión de marcas comerciales que buscan vender sus productos teniendo en cuenta que la idea en origen de estas plataformas era conectar a las personas, facilitar la comunicación o la interacción entre amigos?

Es evidente que las empresas seguirán invirtiendo en redes sociales y que el gigante Google con su SRS Google+ está compitiendo seriamente para hacerse con ese mercado. Pero, ¿qué pasa con el usuario? Si tal y como hemos visto 150 es el promedio de personas en un grupo social para unas relaciones óptimas, ¿qué ocurrirá cuando el usuario se vea invadido por perfiles comerciales como ya está ocurriendo? ¿serán nuestras relaciones personales cada vez más superfluas o mercantilizadas? O por el contrario, ¿se “humanizarán” las empresas y la comunicación empresa-cliente se dará de persona a persona?

Es posible que se den los dos casos. Las empresas aprenderán, como ya han venido haciendo, a interactuar con sus usuarios/clientes en redes sociales de una forma personal, y los usuarios a su vez, se verán desbordados por la avalancha de perfiles personales y empresariales, lo cuál hará que su atención se disperse y las relaciones se  vuelvan más superfluas.

No cabe duda de que las predicciones hechas se están cumpliendo progresivamente en muchos casos. ¿Qué podemos esperar ahora de la evolución de la web 2.0? Alan Kay solía decir: “La mejor forma de predecir el futuro es inventarlo”.

¿Cuál es la reputación online de un experto en reputación online?

Gestionar la reputación online es un reto para cualquier empresa, institución o usuario. Controlar lo que se dice de nosotros es algo muy complicado, aunque es igualmente peligroso que nadie diga nada. Si no apareces en Internet, no existes. Así de duro y así de real ahora mismo.

Pero, ¿cómo saber cuál es nuestra reputación online? Existen múltiples herramientas para monitorizar nuestra reputación online según diferentes criterios. No obstante, la reputación online es acumulativa, puesto que todo lo que se publica en la red deja una huella que se mantiene en el tiempo. Por eso es tan importante aprender a adoptar las medidas precisas para que sea la mejor posible.

Uno de los grandes expertos en el tema ahora mismo es Javier Leiva Aguilera, que con su manual “Gestión de la reputación online” aconseja a los lectores sobre cómo monitorizar la reputación en linea y cómo afrontarla adecuadamente. No obstante, ¿cuál es la reputación online de un experto en reputación online? Vamos a verlo.

En primer lugar, una sencilla búsqueda en Google blog Search nos indica el número de veces que este profesional es mencionado en la blogosfera. Para acotar la búsqueda, se ha limitado al último mes.  El resultado es que 988 personas han mencionado a Javier Leiva en sus blogs. Esto quiere decir que su índice de menciones es bastante alto y que su libro “Gestión de la reputación online” le proporciona gran tráfico en las redes.

Blogosfera

Una vez determinada la presencia de Javier Leiva en diferentes redes sociales (twitter, facebook, linkedin, etc.) para el análisis de las mismas se han utilizado varias herramientas: Socialmention, foller.me y Klout.

En primer lugar, debemos explicar que socialmention establece 4 parámetros principales para el análisis de la presencia online.

SocialMention Javier Leiva1. Strengh o fuerza. Es la probabilidad de que la marca Javier Leiva se esté debatiendo en redes sociales. Su porcentaje es del 2% que aunque en principio pueda parecer bajo no lo es tanto si tenemos en cuenta el enorme tráfico de información que generan las redes sociales.

2. Sentiment o sentimiento. Se trata de la proporción de menciones positivas sobre las negativas. En este caso por cada mención negativa, existen 13 a favor del término Javier Leiva.

3. Pasión. Socialmention establece aqui la posibilidad de que un usuario hable varias veces sobre la misma marca. En este caso, existe un 52% de usuarios de redes que habiendo mencionado a Javier Leiva en una ocasión vuelven a hacerlo.

4. Reach o alcance. En este punto se mide el rango de influencia, es decir, un 15% de  personas mencionan a Javier Leiva de forma única entre el total de menciones.

Además, si observamos los “sentimientos” que se derivan de la búsqueda, vemos que la mayor parte de las menciones son neutrales, y que las positivas son más numerosas que las negativas.

En cuanto a las principales fuentes que mencionan a Javier Leiva, curiosamente Socialmention establece que el principal flujo proviene de youtube, seguido de picasaweb y facebook.

Estadisticas Javier foller.me

Si analizamos el twitter de Javier Leiva desde foller.me vemos que tiene un ratio de 9.59 followers por cada following que hace. Además, podemos ver que de cada 100 tweets que escribe 60 de ellos son respuestas a otros tweets, y unicamente 19 de cada 100 se corresponden con RT.

tweets Javier Leiva

Por otro lado, gran parte de sus tweets mencionan o se redireccionan hacia su propia web o hacia su monografía antes mencionada sobre la gestión de la reputación online.

Además sus horas preferidas para twittear se corresponden con las comprendidas entre las 18 y las 22 horas. Esto se puede deber probablemente a que son las posteriores a su jornada laboral y a que en esos momentos hay muchos más tuiteros conectados con los que poder interactuar.

Javier Leiva Klout

Con respecto a Klout, podemos decir que el  índice de Javier Leiva es 65 sumando las “puntuaciones” de todos sus perfiles en redes sociales. Es decir, según las mediciones de Klout, su influencia es elevada pero no tanto como cabría esperar. Observando los momentos más influyentes, es decir, los que más interacciones le supusieron a Javier Leiva en sus perfiles, vemos que la mayor parte de ellos provienen de twitter donde Leiva se desenvuelve perfectamente y es capaz de atraer a un elevado número de seguidores.

En conclusión podemos decir que gran parte de la reputación online de Javier Leiva y de su influencia en redes sociales le viene de la blogosfera, donde sin duda, tiene un gran número de interacciones y menciones que hacen de él un profesional de renombre. Sin embargo, por otro lado, los datos extraídos de socialmention, foller.me o klout no establecen tan claramente la importancia de este autor.

¿Y SI HABLAMOS DE INSTITUCIONES?

Hasta ahora en este post se ha intentado hacer un análisis somero de la reputación online de un profesional de prestigio. Pero también es interesante ver hasta que punto las instituciones tienen presencia online y cuál es su gestión de la misma.

En este caso, y para el análisis se ha optado por la Biblioteca Nacional de España que como vemos en su web tiene presencia en facebook, twitter, flickr, youtube, slide share, así como un blog propio y un canal RSS. El procedimiento realizado ha sido el mismo que para Javier Leiva. En primer lugar se ha buscado información en la blogosfera para saber hasta que punto los bloggers mencionan a la Biblioteca Nacional de España, limitándola al último mes.

Blogosfera BNE

En este caso, vemos que existen 45.300 resultados de búsqueda. Es decir, un número muy elevado de blogueros han mencionado a la BNE en un espacio muy limitado de tiempo. Resulta interesante mencionar que en la primera página de resultados (dato muy importante) aparece muy bien situado un post titulado “Han ganado los malos” en el que un bloguero se queja de los horarios de la biblioteca. Es decir, que una información claramente negativa sobre la BNE aparece destacada en las búsquedas.

socialmention BNERealizando la búsqueda en socialmention de la Biblioteca Nacional vemos que los datos son significativos. Analicemos de nuevo uno por uno.

1. Strengh o fuerza. Es la probabilidad de que la marca “Biblioteca Nacional de España” se esté debatiendo en redes sociales. Su porcentaje es del 0%, es decir, apenas genera debate entre los internautas.

2. Sentiment o sentimiento. Se trata de la proporción de menciones positivas sobre las negativas. En este caso no hay menciones negativas y existen 52 a favor del término Biblioteca Nacional.

3. Pasión. Socialmention establece aqui la posibilidad de que un usuario hable varias veces sobre la misma marca. En este caso, nos encontramos con que hay  un 55% de usuarios de redes que habiendo mencionado a la biblioteca nacional en una ocasión vuelven a hacerlo.

4. Reach o alcance. En este punto se mide el rango de influencia, es decir, un 35% de  personas mencionan a la biblioteca nacional de forma única entre el total de menciones.

Además, nuevamente al igual que ocurría en el caso de Javier Leiva, si observamos los “sentimientos” que se derivan de la búsqueda, vemos que la mayor parte de las menciones son neutrales, y que las positivas son más numerosas que las negativas, que en este caso son inexistentes.

Con respecto a foller.me vemos que el ratio es significativamente diferente al de Javier Leiva. En este caso por cada tuitero que sigue la  Biblioteca nacional existen casi 274 tuiteros que siguen el twitter de la BNE.

Estadisticas BNE

tweets BNE

Asimismo, la tipología de tweets y de interacciones es completamente diferente a la de Javier Leiva. Apenas existen RT, menciones o respuestas a otros tuiteros. Aunque al igual que ocurría en el caso de Leiva, la Biblioteca Nacional incluye enlaces hacia la web de la propia Biblioteca principalmente, generando así tráfico hacia su página.

Con respecto al horario principal de tuiteo, en el caso de la BNE las horas punta se corresponden con las de la mañana entre las 7 y las 12. Siendo muy bajo el número de tuits en horarios posteriores. Quizá esto se deba al horario laboral de la persona encargada de gestionar la cuenta.

Klout BNE

Con respecto a Klout su índice de influencia es 63 y resulta de la medición únicamente de su twitter y cuenta en youtube, puesto que no incluye su presencia en otras redes. Nuevamente el índice Klout es inferior a lo que cabría esperar de una institución tan potente como es la Biblioteca Nacional de España.

Además, en este caso se da la paradoja de que el índice Klout de la BNE es ligeramente inferior al de Javier Leiva. Es posible que esto se deba a que la Biblioteca no incluye para el análisis Klout sus perfiles en otras redes sociales.

Como conclusión se puede decir, que analizar o monitorizar la reputación online es relativamente sencillo gracias a las herramientas existentes. Sin embargo, esto no exime de la necesidad de una buena gestión de la presencia en redes sociales así como en Internet en general de los perfiles personales o institucionales.

Como hemos visto, pese a que la reputación online de la BNE es buena, según las distintas herramientas utilizadas, el hecho de que en la página de búsqueda de Google blog search aparezca en los primeros puestos un post relacionado con ella y con fuertes críticas, puede influir en la percepción que tienen los usuarios de Internet (especialmente blogueros) de la misma.  Por tanto, para gestionar bien esas críticas es necesario estar constantemente actualizado sobre lo que se dice de nosotros en las redes y reaccionar a tiempo antes de que una pequeña crítica se convierta en una crisis en toda regla.

Soy una estratega infiel

Mientras escucho a Coldplay y Love of Lesbian incansablemente (¡¡soy una moderna!!) me pregunto como comenzar este post sobre herramientas y estrategias en la web social… ¿por donde empezar en la marabunta de aplicaciones sociales?? ¿Cuántos perfiles tengo? ¿En cuantas aplicaciones he creado una cuenta y luego no he vuelto a utilizarla porque me he aburrido o no le he visto la utilidad final? ¿A cuales soy fiel? Bien, empezaré por ahí, ¡que es la más fácil de responder! Sin ningún genero de duda soy fiel a facebook y a twitter. De hecho son las aplicaciones estrella de mi teléfono, ¡a veces incluso por delante del whatsapp! Me encanta la rapidez de twitter, su dinamismo, y me encanta tener a mis amigos en facebook y poder compartir con ellos lo que me ocurre día a día.

También utilizo y soy fiel a del.icio.us, que he sincronizado con mi cuenta de twitter y que me sirve como servicio de gestión de marcadores sociales, así como a Pinterest, que he estrenado hace apenas un par de meses.

Sobre los gestores de contenido, no soy fiel a ninguno en particular. Debo decir que había utilizado blogger, y precisamente por eso decidí crear el blog en wordpress, para aprender a manejar ambos gestores. En este sentido, blogger me resulta mucho más sencillo que wordpress. Sin embargo, estoy encantada con la experiencia de este blog y con la forma de gestionar el contenido de la plataforma wordpress.

A pesar de que estoy acostumbrada a consultar mis perfiles con cierta frecuencia, he de reconocer que monitorizar y seguir el ritmo de publicación de mis compañeros de la asignatura “web social” me ha desbordado. La búsqueda de contenidos en algunos blogs fue lo más simple gracias a los RSS, aunque me resultaba incompleta, porque faltaba toda la información publicada en las redes sociales y ajena, o al menos, externa a los blogs.

¿Qué hacer pues ante la cantidad de pestañas abiertas y la necesidad de consultar constantemente en busca de actualizaciones? ¿Era suficiente con el RSS y con establecer una hora de consulta diaria? ¿Existía alguna herramienta que facilitase el trabajo? ¿que herramienta era la más adecuada?

En mi caso, conocía hootsuite, y la vengo utilizando desde hace un tiempo, aunque casi siempre que quiero publicar algo en alguno de mis perfiles, acabo acudiendo a la red social directamente. Supongo que me pone nerviosa que sean más lentos para actualizarse… En ese sentido, hootsuite me ha permitido visualizar varias cuentas al mismo tiempo. Sin embargo, puesto que considero que cada red social tiene su idiosincrasia, no suelo publicar desde hootsuite apenas, sino que lo hago directamente desde donde corresponda. Aunque me resulta muy útil el sistema para acortar enlaces para publicar en twitter.

Gracias a mis compañeros de #websoc13 he descubierto dos nuevas herramientas que aún estoy aprendiendo a manejar.

La primera de ellas es Netvibes. Aún estoy trasteando con los escritorios públicos y privados y todavía no me manejo bien con la aplicación…¿no es eso genial? ¡Aprender y aprender! Confieso que me encanta descubrir aplicaciones nuevas. En el caso de Netvibes pienso que resultará muy útil para monitorizar las publicaciones de mis compañeros y estar al tanto de todo de una forma simple.

Y hoy de nuevo he descubierto otra aplicación que recomiendan distintos compañeros. Se trata de Alternion, que, como netvibes sirve para  monitorizar en una sola interfaz mis redes sociales, blogs de compañeros,  correos personales, o sitios para noticias, etc.

He leído también en el blog de Lia Sant sobre el sistema de identificador común para todas las herramientas (OpenID). En mi caso no lo he utilizado nunca, pero no descarto utilizarlo en breve…

Sobre la privacidad y el dominio de lo público

El almacenamiento de nuestra información en la nube  resulta muy cómodo por las numerosas ventajas que supone el no depender de un dispositivo físico para acceder a lo que hayamos guardado. Cloud computing o computación en la nube es un término que se está haciendo cada día más común entre los internautas.

Gracias a distintos servidores se puede tener acceso a la información o servicio mediante una conexión a Internet desde cualquier dispositivo móvil o fijo ubicado en cualquier lugar.  La gratuidad de muchos de estos servicios supone también una gran ventaja, que puede llevarnos a pensar que no hay ningún inconveniente en el uso de este tipo de servicios de almacenamiento en la nube.

Sin embargo, no todo el campo es orégano en lo que a la nube se refiere. En todos los servicios de almacenamiento en red, como Google Drive, Dropbox o Skydrive, de Microsoft, el usuario mantiene los derechos sobre su material salvo en algunas ocasiones, que cede derechos de uso, modificación, reproducción y distribución del material sobre todo para ‘garantizar’ el funcionamiento del servicio.

Esta cesión de derechos se produce con la aceptación de las condiciones de uso de los servicios, algo que sucede con el mero hecho de darse de alta en los mismos. En España, la Ley de Propiedad Intelectual establece que para ceder derechos de autor ‘inter vivos’ es necesario el consentimiento escrito (artículos 43 y siguientes). Sin embargo, si somos sinceros… ¿Cuántos de nosotros hemos leido los terminos y condiciones de estos servicios? Me temo que muy pocos… y con un simple clic hemos aceptado unas condiciones en ocasiones draconianas por las cuales no eres dueño de nada de lo que alojes en la nube.

Si hablamos de redes sociales, las condiciones de privacidad son dignas de estudio. Cualquier cosa que publiques en una plataforma de red social, pasa a ser de dominio público, pese a que en determinadas redes, como facebook por ejemplo, es posible seleccionar la información que compartimos y sobre todo, con quién.   Sin embargo, los datos generales de nuestro perfil (nombre y apellidos, sexo y redes a las que pertenecemos) suelen ser accesibles a todo el público, a no ser que restrinjamos los criterios por los que otros usuarios pueden encontrarnos.

Este problema se ve agravado en el caso de los menores de edad, ya que la inexperiencia de la edad contrasta con el hecho de que el uso de redes sociales entre los adolescentes es generalizado. De esta forma se han dado casos que han saltado no solo a los medios de comunicación sino a las oficinas policiales.

En muchas ocasiones, damos más información de la que en realidad pensamos. Sin ir más lejos, un estudio publicado en la revista PNAS determinó que la utilización de los clásicos “Me gusta” podía asociarse  con elementos clave de nuestra personalidad así como con nuestros gustos en esta red social, lo que permitiría un “rastreo” bastante sencillo de nuestros datos privados, muy útiles para estudios de mercado, sin ir más lejos.

Por otra parte, Twitter es una red esencialmente pública, donde los tuits que compartimos suelen ser públicos para todos los usuarios (a no ser que utilicemos la opción de mantenerlos privados), por lo que es relativamente sencillo determinar los gustos de una persona y localizar información esencial de la misma.

El control y preocupación por la privacidad fueron objetivos primordiales en el lanzamiento de Google+, en la que siempre se selecciona con quién se desea compartir la información que publicamos, dependiendo de los círculos que tengamos entre nuestros contactos (Familia, Amigos, Conocidos, Seguidores).

Tuenti, por último con usuarios en su mayoría jóvenes, cuenta con un sistema muy eficaz de eliminación de fotografías, etiquetas o perfiles que puedan hacer peligrar nuestra información personal, siempre y cuando se lo notifiquemos a la red.  A través de un convenio con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y diversas colaboraciones con otras entidades, Tuenti busca concienciar a sus usuarios de la utilización responsable de la red y a su vez ser garante de su privacidad.

No obstante, y pese a que la privacidad en los lugares públicos como una red social o la nube pueda estar en entredicho, una servidora humildemente mantiene que el sentido común puede librarnos de muchos disgustos. Así pues, si algo es estrictamente privado, no deberíamos publicarlo en ninguna red social para evitar problemas futuros.

Facebook o twitter

Estar en redes sociales es muy sencillo para cualquier usuario. Basta con un ordenador, tablet o smartphone con conexión a Internet y la creación de una cuenta en alguna plataforma (facebook, twitter, tuenti…). Sin embargo, el uso que se le de a la red social es muy variable.

Muchos de los usuarios con un perfil personal en redes, las utilizan para interactuar con amigos y conocidos. En el caso de facebook o twitter, los perfiles personales en España son muy numerosos, llegando a ser el 5º país en uso de estas redes. Pero el uso de cada red es diferente.

Dejando al margen la diferencia fundanental de la limitación de caracteres a 140 que se impone en twitter pero no en facebook, existen otras diferencias esenciales en el uso que debemos dar a cada red.

Mientras que facebook es una red social en la que priman las relaciones de amistad para las interacciones, twitter por su parte es un medio de comunicación mediante el cual, cualquier persona puede estar al tanto de lo que ocurre en cada instante, y en el que no son tan importantes las relaciones entre usuarios.

La información que se comparte en facebook es mucho más personal que la que se comparte en twitter, quizá por el hecho de que en facebook las relaciones entre usuarios son reciprocas, mientras que en twitter no lo son. Así, mientras en facebook tú eres amigo de una persona y automáticamente esa persona es amiga tuya, en twitter puedes seguir a alguien y que ese usuario no te siga a ti.

Por otro lado, la inmediatez de twitter contrasta con la estabilidad de facebook.  Así el timeline de twitter es altamente dinámico, mientras que la página de inicio de facebook es mucho menos cambiante.  La forma de interactuar también es completamente distinta. En facebook se permite comentar una publicación de alguien o publicar en el muro de esa persona, etiquetar fotografías y mencionarle. Por su parte, twitter se basa en menciones a algún usuario (independientemente de que le sigas o no), respuestas breves y otras interacciones como los RT (retweet), MT (modified tweet), o FF (follow friday).

En cuanto al público que utiliza cada red destaca el hecho de que twitter “rejuvenece” mientras que facebook se hace mayor. Esto significa que el público joven va perdiendo interés en la red social por excelencia que es facebook, para pasar a otra más dinámica como es twitter.

Si hablamos en términos de privacidad, la diferencia es esencial. Facebook ha evolucionado en ese aspecto, dejando en manos de cada usuario la posibilidad de limitar la visibilidad de las publicaciones de distintas formas. Sin embargo, la esencia de twitter es ser público.

En cualquier caso, ambas redes son distintas pero compatibles sobre todo si hablamos de estrategias social media.

Nosotros somos la web

Ha pasado ya tiempo desde que la web 1.0 se ha venido sustituyendo por la denominada web 2.0. Si la web en sus inicios suponía un paso gigantesco para la mejora en el acceso a la información, haciéndola directa y sencilla, así como para el cambio en los hábitos de trabajo, la web 2.0 supone un nuevo paradigma para acceder a la información, difundirla, trabajar, pasar el tiempo de ocio y comunicarnos con los demás.

Lo que mejor define a la web 2.0 es que está centrada en la posibilidad de compartir, en la cooperación entre las personas. Esto se da gracias a las herramientas que permiten y conforman la base para la web social: plataformas para publicación de contenidos como Blogger o wordpress las redes sociales como Facebook, o twitter, los servicios conocidos como wikis (Wikipedia) y los portales de alojamiento de fotos, audios o videos (FlickrYouTube).

En la web 2.0, el sistema de organización de la información es mucho más libre (mediante etiquetado o tagging) e incluso establece conexiones para una integración futura (RSS). No existe una definición exacta de web 2.0 o web social, pero su concepto, aunque impreciso, es evidente que se ha colado en nuestras vidas cotidianas.

El éxito de la web social se ve claramente en su alta implantación. Esto puede deberse en parte a que el usuario pasa a ser protagonista de la red, a gestionar sus propios contenidos y a relacionarse con otros usuarios de forma directa. De ser un mero espectador de los contenidos ofrecidos, el usuario ha pasado a interactuar con ellos y se convierte en parte integrante de la creación y difusión de la información. Supone un intercambio de información entre personas de forma directa, la web 2.0 es y supone unir a las personas.

En la charla inicial del Web Conference allá por 2004, O’Reilly, Battelle y Edouard resumieron los principios clave que creen que caracterizan a las aplicaciones web 2.0. Posteriormente, otros autores han intentado definir los aspectos fundamentales que componen la web social. En su articulo Las diez claves de la Web social, José-Antonio Merlo-Vega establece las claves que conforman lo web 2.0. Sin embargo, por encima de consideraciones teóricas y técnicas, la práctica de la web social está completamente extendida y sólo practicando y formando parte de la misma se entiende el concepto de web social con todos sus matices.

Como vemos en el video cualquier persona (yo misma o tú si quieres) puede compartir su propia información en la red y mediante etiquetado social, clasificarla y difundirla. Gracias a las posibilidades de las herramientas de la web 2.0 o web social, no es necesario tener grandes conocimientos de lenguajes de programación para interactuar con el resto de usuarios o aportar contenidos mediante la creación de blogs, wikis o perfiles en distintas redes de una forma simple.

La cantidad enorme de información que existe en la red hace que gestionarla y recuperarla se vuelva cada vez más complejo. El lenguaje XML supone un gran cambio en la descripción de contenido de forma entendible por las máquinas. Sin embargo, la web social supone también una descripción mucho más subjetiva, entendible por las personas, que somos los que al final la construimos. En definitiva, la web social somos las personas.