Nosotros somos la web

Ha pasado ya tiempo desde que la web 1.0 se ha venido sustituyendo por la denominada web 2.0. Si la web en sus inicios suponía un paso gigantesco para la mejora en el acceso a la información, haciéndola directa y sencilla, así como para el cambio en los hábitos de trabajo, la web 2.0 supone un nuevo paradigma para acceder a la información, difundirla, trabajar, pasar el tiempo de ocio y comunicarnos con los demás.

Lo que mejor define a la web 2.0 es que está centrada en la posibilidad de compartir, en la cooperación entre las personas. Esto se da gracias a las herramientas que permiten y conforman la base para la web social: plataformas para publicación de contenidos como Blogger o wordpress las redes sociales como Facebook, o twitter, los servicios conocidos como wikis (Wikipedia) y los portales de alojamiento de fotos, audios o videos (FlickrYouTube).

En la web 2.0, el sistema de organización de la información es mucho más libre (mediante etiquetado o tagging) e incluso establece conexiones para una integración futura (RSS). No existe una definición exacta de web 2.0 o web social, pero su concepto, aunque impreciso, es evidente que se ha colado en nuestras vidas cotidianas.

El éxito de la web social se ve claramente en su alta implantación. Esto puede deberse en parte a que el usuario pasa a ser protagonista de la red, a gestionar sus propios contenidos y a relacionarse con otros usuarios de forma directa. De ser un mero espectador de los contenidos ofrecidos, el usuario ha pasado a interactuar con ellos y se convierte en parte integrante de la creación y difusión de la información. Supone un intercambio de información entre personas de forma directa, la web 2.0 es y supone unir a las personas.

En la charla inicial del Web Conference allá por 2004, O’Reilly, Battelle y Edouard resumieron los principios clave que creen que caracterizan a las aplicaciones web 2.0. Posteriormente, otros autores han intentado definir los aspectos fundamentales que componen la web social. En su articulo Las diez claves de la Web social, José-Antonio Merlo-Vega establece las claves que conforman lo web 2.0. Sin embargo, por encima de consideraciones teóricas y técnicas, la práctica de la web social está completamente extendida y sólo practicando y formando parte de la misma se entiende el concepto de web social con todos sus matices.

Como vemos en el video cualquier persona (yo misma o tú si quieres) puede compartir su propia información en la red y mediante etiquetado social, clasificarla y difundirla. Gracias a las posibilidades de las herramientas de la web 2.0 o web social, no es necesario tener grandes conocimientos de lenguajes de programación para interactuar con el resto de usuarios o aportar contenidos mediante la creación de blogs, wikis o perfiles en distintas redes de una forma simple.

La cantidad enorme de información que existe en la red hace que gestionarla y recuperarla se vuelva cada vez más complejo. El lenguaje XML supone un gran cambio en la descripción de contenido de forma entendible por las máquinas. Sin embargo, la web social supone también una descripción mucho más subjetiva, entendible por las personas, que somos los que al final la construimos. En definitiva, la web social somos las personas.

 

Anuncios